Presentamos una receta muy rica con mijo que encantará a los más pequeños. Es muy sencilla aunque algo más laboriosa que las anteriores, pero con un poco de organización y colaboración de los peques se realiza en un pispas. Y además, sin gluten.

Ingredientes

  • 60 gramos de mijo bio (0.24 €)
  • 250 gramos de gambas (3.90 €)
  • 250 gramos de merluza (3.40 €)
  • 50 gramos de harina de arroz integral (0.23 €)
  • 1 cebolla roja bio mediana (0.45 €)
  • Semillas de chía bio
  • Alga nori bio en copos
  • Gomasio bio
  • Copos de teff bio
  • Jengibre bio fresco
  • Sal marina fina bio
  • Aceite de oliva virgen bio

Otras consideraciones

Tiempo de preparación de la masa: 25 minutos

Tiempo de elaboración de las croquetas: 20 minutos

Coste aproximado: 10 €

Elaboración

En primer lugar se lava el mijo bajo el agua corriente y se pone a cocer con 3 partes de agua por cada parte de mijo durante 20 o 25 minutos.

En segundo lugar se pelan las gambas y se quita la piel y las espinas a la merluza, las cuales se ponen a cocer con un trocito de jengibre bio fresco de medio centímetro aproximadamente.

Las gambas y la merluza se trocean o se pasan a la picadora.

A continuación se pela, se lava y se trocea la cebolla roja y se pone a pochar con un poco de aceite de oliva. Cuando la cebolla está pochada, se añade una pizca de alga nori en copos, una cucharadita de gomasio y semillas de chía al gusto. También se añade la merluza y las gambas y se rehogan bien. Cuando ya está todo listo, se añade la harina de arroz integral y se rehoga con cuidado de no quemarse. A continuación se añade el caldo de la cocción, se rectifica de sal y se remueve. Se incorporan los copos de teff con la finalidad de enriquecer la mezcla y al mismo tiempo controlar la consistencia de la masa de croquetas.

Una vez cocinada la masa, se pone en un plato llano hasta que se enfríe la masa, momento en el que ya podemos hacer la croquetas rebozándolas con huevo y harina de arroz o garbanzos. Se fríen en aceite de oliva y ya están listas para comer.

Buen provecho!

Info sobre el mijo

El mijo es un cereal que hasta el siglo XIX tenía una gran importancia en la dieta junto a otros cereales como la cebada, el trigo sarraceno y la avena. Tradicionalmente ha simbolizado laboriosidad y fertilidad y se consideraba sagrado para los chinos.

¿Por qué es beneficioso?

Se trata de un cereal sin gluten de fácil digestión. En cuanto al aspecto nutricional, es un alimento con un significativo aporte de hidratos de carbono, fibra, magnesio, vitamina B, vitamina B9, fósforo, vitamina B6, vitamina B2, ácidos grasos poliinsaturados, hierro, zinc y vitamina B3. El resto de nutrientes presentes en este alimento, ordenados por relevancia de su presencia, son: proteínas, potasio, grasa, vitamina E, yodo, ácidos grasos monoinsaturados, selenio, ácidos grasos saturados, agua, calcio y sodio.

Por su cantidad en silicio, desde el punto de vista antroposófico que tiene en cuenta que la piel, los ojos y el recubrimiento de los órganos están formados por silicio, sus efectos beneficiosos se dirigen directamente a estas estructuras procurando en esto la cantidad suficiente y equilibrada de este mineral que garantiza su salud. Además contiene flúor por lo que también beneficia la dentadura fortaleciéndola frente a los ataques de las caries. El mijo activa el metabolismo y da calor interior, por lo que desde este punto de vista se recomienda en personas con arteriosclerosis y reumatismos así como para la prevención de estas dolencias.

El mijo, en Antroposofía, se relaciona con Mercurio, el miércoles, el color amarillo y el metal mercurio.

Fuentes

La cocina biodinámica de los cereales, de Simón Sistiaga

Los siete cereales, de Udo Renzenbrink

Dónde comprar

Eco-Rincón, tu tienda ecológica

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *